Lo que comes se convierte en tu cuerpo

Si se trata solo de sobrevivir, come comida basura y sobrevivirás, no hay problema. Tu cuerpo es sabio se las arreglará.

Pero mira el calendario, estamos en 2019. Por lo menos donde yo vivo, la sociedad ya paso la etapa de comer por supervivencia. Aunque aun una gran parte del mundo no puede escoger y come lo que le llega, para ti es una cuestión de elección y cantidad. Que lujo eh.

Como no, el ser humano con su característica innata de poner etiquetas a todo, clasifica la manera de comer, por tipos y comportamientos hacia ella. Desde el mido milimétrica mente que como hasta el “la vida esta para disfrutar”.

La comida no es una filosofía, no es una tendencia, no es un comportamiento. Es simplemente el material del que esta hecho tu cuerpo.

Cuando naces ¿Por qué crees que creces?. Los alimentos que vas consumiendo a lo largo de tu vida van formando cada célula de tu cuerpo para este desarrollarse.

En otras palabras ¡Tu cuerpo es comida!, ¿eres consciente de ello?. Por lo que si tu eres comida, ¿no crees que el tipo de comida que le des influirá en su funcionamiento y rendimiento?

Los intereses creados han llevado a crear un panorama alimenticio digno de “The walking dead”, lleno de comida muerta-viviente, prefabricada, diseñada para proporcionar el mayor placer posible.

Es decir, ¿comes comida muerta y pretendes vivir plenamente? Vas a tener que ingeniártelas para resucitar a los muertos.

Puedo oírlo. Todo tipo de excusas en forma de problemas o situaciones vitales que se argumentan para justificar esa falta de implicación en la elección de que comer.

¿No crees que si nutres tu cuerpo de manera optima, podrás hacer frente con mayor energía a todos esos retos que la vida te lanza?

¿Que pasa si a un vehículo de gasolina le das diésel?

No te digo come de esta manera o de esta otra, o come esto o come aquello, te digo que experimentes y observes.

No cambiara tu vida, cambiara tu actitud ante la vida y quizás con el tiempo quien sabe, ese cambio de actitud de verdad te cambie la vida…

Pensamientos negativos

¿Quién te dijo que ese pensamiento era negativo?. Tu eres el que lo crea, quizás te guste y no te enteras ¿qué problema hay?.

Si entiendes que es solo un pensamiento, no tiene poder alguno. Si piensas que es una realidad, te destruye.

¿Eres el que lo creó consciente mente, no?

O… ¿tienes dudas de si fuiste tú el que lo creo? Si es así, es lo normal, estas dentro de ese 99,9% de la población que tiene diarrea mental.

La palabra pensar, significa que estas usando tu razonamiento consciente mente.

A lo que me refiero con diarrea mental tiene que ver con que la mente esta constantemente pasando de un pensamiento a otro sin parar, de manera completamente inconsciente.

La gracia es, que el problema no reside en la cantidad de pensamientos o el contenido de estos. El problema es que suceden de forma totalmente inconsciente.

Piensas en algo “malo” y eso es negativo, piensas en algo “bueno” y eso es positivo… pero la realidad es que tal cosa no existe.

Tu cabeza está diseñada para encontrar una respuesta a todo. Por lo que usará toda y cada una de la información que posea para realizar todo tipo de combinaciones ya sean de tu agrado o no.

Al ser completamente inconsciente te identificas con ambos extremos, centrándote en tus emociones mientras pasas por alto lo que esta pasando realmente.

Mucha gente se ha destruido a si misma tratando de parar esos pensamientos. Y tratan de luchar contra ellos de muchas formas diferentes.

Osea tu creas esos pensamientos y luego te peleas con ellos. Que absurdo ¿no?

¡Es tu pensamiento! deberías ser capaz de hacer con él lo que quieras.

Pero ahora mismo, tu propio dialogo interno se ha vuelto tan grande que quieres pelear contra él.

Y cuidado porque si ganas, te volviste loco. Porque si peleas contra algo que no es real y ganas, realmente perdiste la cabeza.

El amor duele y otros malentendidos

A nadie le duele el amor nunca. Y si te parece que el amor te ha hecho daño, la que se siente herida no es tu capacidad de amar, si no otra cosa. Nunca nos damos cuenta de esa cuestión por lo que la mayoría seguimos andando en círculos.

Probablemente eso a lo que denominas amor oculta en su interior muchas características carentes de amor. La mente humana es muy astuta cuando se trata de engañar a los demás y aún mas astuta cuando trata de engañarte a ti mismo. La mente pone etiquetas bonitas a cosas feas para intentar tapar esas heridas. Ahí que entender esto si se quiere tener una idea de lo que en realidad es el amor.

El amor tal como se utiliza el termino comúnmente, no es amor, es deseo. Porque se que es deseo y no amor, muy fácil; solemos tratar a la otra persona como un objeto. Si buscas deseo en el diccionario encontraras esto: “Interés o apetencia que una persona tiene por conseguir la posesión o la realización de algo”.

Cuando hablamos de conseguir la posesión, también existe la posibilidad de no conseguir. Por lo que ambas llevan consigo mismo su correspondiente emoción, euforia, alegría… si conseguimos. Decepción y tristeza si no conseguimos o perdemos.

Este mismo deseo de conseguir y mantener a la persona que queremos, nos a vuelto neuróticos. ¿Durante cuanto tiempo podrás fingir que es amor?, ahí quien lo logra toda una vida y puedes verle la cara, no parece muy contento. Suelo oír ” niño no te cases!!! niño soltero se esta muy agusto!!”.

La gracia es que el problema no es el amor, el problema es haberte aproximado desde el principio con deseo pensando que era amor. Para colmo esos atisbos de amor que hay, porque los hay, no queremos que se nos escurran por las manos, por lo que nos hemos inventado la brillante idea de que el amor debe ser permanente, o por lo menos esa sensación.

Esta idea es muy peligrosa. Te la inculcan desde pequeño, pero en la vida no hay nada permanente. Las flores florecen por la mañana y por la tarde desaparecen. La vida es un flujo continuo. Esta idea de permanencia destruirá subconsciente mente toda tu vida.

Esperas el amor eterno de una mujer a ti y viceversa. Date cuenta que entonces el amor se vuelve algo secundario, la permanencia de este se vuelve lo principal.

Pero amigo el amor es una flor tan delicada que no puedes forzarla a ser permanente. Si, puedes comprar flores de plástico; eso es lo que todos tenemos; matrimonios, familiares, parientes, niños… El plástico tiene una cualidad intrínseca, que es permanente, por eso gusta tanto.

El amor verdadero es tan incierto como la vida. No puedes afirmar que mañana sigas aquí. Ni siquiera si sobrevivirás al siguiente momento . Tu vida esta cambiando continuamente, el amor verdadero también lo hará.

Madura ya

En la actualidad las definiciones de madurez son muy infantiles. Por lo menos en los países desarrollados, madurez significa que ya no eres inocente, que has madurado
a través de las experiencias de la vida, que no te pueden engañar
fácilmente, que no pueden abusar de ti, que dentro de ti tienes algo
parecido a una roca firme, una protección, una seguridad.

Esta definición es muy simple, muy mundana. Sí, en el mundo encontrarás a personas
maduras de este tipo. Personas que justifican su infelicidad por los problemas importantes que tienen que resolver, los cuales normalmente ellos mismos han buscado.

La madurez no tiene nada que ver con las experiencias de tu vida. Tiene
que ver con tu viaje interior, con tus experiencias interiores, con como esas experiencias exteriores te hacen moldear las interiores.

Las personas que siempre están teniendo en cuenta a los demás y
sus opiniones son inmaduras. Dependen de las opiniones de los demás.
No pueden hacer nada con totalidad, con honestidad, no pueden decir lo
que quieren decir, dicen lo que los demás quieren oír.

Los políticos dicen lo que vosotros queréis oír. Os prometen lo que queréis. Saben
perfectamente que no podrán cumplir esas promesas, ni tienen intención
de cumplirlas.
Pero si dijeran verdaderamente cuál es la situación, y os dejaran claro que muchas de las cosas que estáis pidiendo son imposibles, que no se pueden conseguir, entonces, tendríais que echarlos. No vais a elegir a un político que sea sincero.
Es un mundo muy extraño. Parece un hospital psiquiátrico.

DCIM\100GOPRO

MADUREZ significa lo mismo que inocencia, pero con una diferencia:
es recuperar la inocencia, es volver a recordar. Todos los niños son inocentes al nacer, pero las sociedades los corrompen. Todas las sociedades, hasta ahora, han corrompido a los niños.

Todas las culturas se basan en aprovecharse de la inocencia del niño, en explotar al niño,
hacerle esclavo, condicionarle para sus propios propósitos, para sus
propios fines: políticos, sociales, ideológicos. Todo su esfuerzo consiste en
reclutar niños como esclavos para algún propósito. Los intereses creados
deciden esos propósitos.

Madurez significa recuperar de nuevo tu inocencia, volverte de nuevo un niño. Por supuesto, hay una diferencia, un niño corriente está destinado a ser corrompido, pero cuando recuperas tu infancia de nuevo, te vuelves incorruptible. Nadie te puede corromper,
eres lo bastante inteligente; ahora ya sabes lo que te ha hecho la
sociedad, estás atento y alerta y no vas a permitir que suceda otra vez.

Hay una gran diferencia entre madurar y envejecer. Se cree que envejecer es
madurar, pero el envejecimiento pertenece al cuerpo. Todo el mundo envejece, todo el mundo se vuelve viejo, pero no necesariamente maduro.

El envejecimiento no es algo que tú haces, sino algo que sucede físicamente. Con el tiempo, cada niño que nace se hará viejo. La madurez es algo que tú aportas a la vida,
surge de la conciencia. Cuando una persona envejece de una forma
plenamente consciente, se vuelve madura. Envejecimiento más
conciencia, experiencia más conciencia, es madurez.

Si echas un vistazo verás a tu alrededor, que más jóvenes o más viejos vivimos una vida de hipnosis dejándonos llevar por las circunstancias, justificando lo malo, recordando lo difícil que es conseguir lo bueno… Criticando y valorando a los demás por sus actos, cuando en el fondo sabes que es un reflejo de los tuyos propios… Y cuanto más mayor aún peor, esas mismas emociones se retro-alimentan y junto con la amargura de tantas responsabilidades, crean un cóctel mortal para el alma.

Pero…¿Por qué? ¿Te lo has preguntado alguna vez? ¿Por qué no consigues ser consciente? ¿Por qué insistes en estar dormido?

Hay un interés: si te vuelves consciente, habrá sufrimiento. Al hacerte consciente, te haces consciente del dolor, y hay tanto dolor que te gustaría tomarte un lorazepan y dormirte.

Esta vida adormecida actúa como una protección contra el dolor.
Pero el problema es que si estás dormido para el dolor, también estarás
dormido para el placer.

Ésta es la contradicción de la mente; la mente quiere ser cada vez más feliz; si eres consciente es posible ser feliz. La mente, además, quiere sufrir cada vez menos, pero esto sólo es posible si eres inconsciente.
Estás en un dilema. Si no quieres dolor, automáticamente desaparece el
placer de tu vida, desaparece la felicidad. Si quieres felicidad, abres el
grifo y automáticamente empieza a fluir también el sufrimiento. Si eres
consciente, tienes que ser consciente de ambas cosas. La vida es
sufrimiento y placer. La vida es felicidad e infelicidad. La vida es día y
noche, la vida es vida y muerte.