¿Compañeros de alma o compañeros de celda?

Todos vivimos de acuerdo a las películas, las poesías, las novelas… Eso ha dado la humanidad una falsa impresión, la impresión de que cuando ahí amor, todo encaja, no hay conflicto.

Durante siglos se nos ha condicionado que los amantes están hechos el uno para el otro. Pero piénsalo bien, ¿cuantos estamos en el mundo?, nadie esta hecho para nadie, siempre la vida termina sorprendiéndote. Cada uno es diferente a los demás. Puede que ames a alguien sin saber que la amas precisamente porque existen muchas diferencias entre vosotros, mucha distancia. La cual supone un reto, una aventura; la distancia hace que valga la pena conseguir lo deseado.

Si consigues lo deseado, estarás feliz, lo conseguiste. Tal emborrachamiento de felicidad hace que idealices, hace que pases por alto la realidad. Y la realidad es que ambas personas, son individuos completamente diferentes. Si amas a alguien tienes que entender que esa persona no es tu sombra, no es tu reflejo en el espejo. A no ser que tengas esa idea clara crearas un infierno de la situación. Pero parece que crear un infierno de las situaciones es lo único que nos apetece, pero si lo piensas bien el infierno se crea porque tú estas esperando el cielo (idealizas, esperas algo a cambio, deseas…)

Imagina que vivís solo como amigos gozando de un buen sexo, pero ella tiene sus propias ideas, tú tienes tus propias ideas; ella respeta tus ideas, tú las suyas; ella tiene su camino y tu el tuyo. Nadie intenta imponer ni adoctrinar a la otra persona. Si la situación es esa ¿De que manera puede surgir el enfrentamiento? ¿hay necesidad de que las cosas tenga que encajar? ¿Por qué hay que sentir que algo falta?. No falta nada; lo único que ocurre es que no encaja con tu idea preestablecida de que es lo que querías de esa persona y la situación.

Si eres hombre y estas leyendo esto, dirás, si es cierto pero quizás quien mas importancia le da a esto son las mujeres. Y es cierto pero no del todo, parte de la culpa la tienes tu también.

Siglos y siglos de represión a la mujer han echo que ella misma olvide su naturaleza polígama. Y no porque no la sienta dentro de ella, si no porque el echo de que el hombre a lo largo de esos mismos siglos se halla proclamado polígamo (superior) ha hecho que las mujeres victimas de su represión odien en el fondo ese comportamiento, no por el odio en si, si no por la privación que se les ha hecho a ellas de ese mismo comportamiento.

Insisto es cierto que nosotros tenemos la culpa, hemos creado ese tipo de películas, novelas, poesías… no en nombre del amor, si no en nombre del egoísmo, haciendo pensar a ellas que solo pueden estar con una persona (beneficio para el hombre el cuál no tiene que preocuparse, pase lo que pase ella estará ahí) y que al hombre con un ramo de flores y correr detrás del avión puede ser perdonado de todo (¿no ves que el hombre crea ese tipo de historias porque le benefician?).

Pero si ellas se dieran cuenta de que son victimas de esa trampa que han hecho suya. De que solo con cambiar su estructura mental y dejar de pensar en algo que solo existe en su imaginación, un nuevo mundo de posibilidades, sensaciones, aventuras, conocimientos puede abrirse ante sus ojos.

Dejarían de intentar vivir una película, y empezarían simplemente a vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .