¿Tienes miedo?

El miedo solo existe en el mecanismo de la mente. Estamos tan identificados con ese mecanismo que hemos olvidado por completo el significado de mecanismo, valga la redundancia.

Es solo la mente, y la mente a mi parecer no es otra cosa que lo que hemos aprendido de los demás, de la sociedad… es decir, el condicionamiento.

Obsérvalo bien, fíjate que el miedo no viene de uno mismo. Alguien te hizo temer a lo desconocido, al amor, a los retos… Y posiblemente esas voces que oías provenían de tu familia, de tus amigos, de tus profesores. Quizás en ese momento no les faltaban razón, pero ya somos mayorcitos, ese software está un poco des actualizado. Eras pequeñ@, a veces se necesitaba de esos consejos si querías sobrevivir.

Siempre que te encuentras con algo nuevo, tu mente te dice: ¡un momento! ¿esto qué es? Esto es muy extraño, es algo que nunca antes habías hecho. ¡no hagas nada que no hallas hecho antes! Es jodido, ¿Quién sabe lo que podrá suceder?

Pienso que la mente quiere evitar errores, mientras que la vida va a través de ellos, simple y llanamente. Voluntaria o involuntariamente, seguimos cometiendo errores, escojamos ese camino o el otro. La vida quiere aprender, y la mejor fórmula para ello es cometerlos.

Observándome un poco veo que todos mis miedos son producto de la identificación.

Cuando quieres a alguien, por ejemplo, a la vez sientes miedo: esa persona puede dejarte. Seguramente ya haya dejado a alguien antes de estar contigo; ya hay un historial puede que te pase lo mismo.

Sientes un apego tan grande, que no puedes entender el hecho de que al mundo has venido solo. Antes vivías sin esa persona, estabas perfectamente. Sabes lo que es estar solo, podrás volver a estar solo.

Miedo a que mañana puedan cambiar las cosas, a que pueda morir, a que pueda arruinarme, cientos de cosas. Pero a poco que observes, ayer también tenías los mismos miedos. Y si pueden que las cosas hayan cambiado, pero sigues vivo moren@.

Llevándolo al extremo, qué más da incluso que se acabe el mundo, ¡nos vamos acabar con él!, se arreglaría el problema de la crisis, por ejemplo, jeje.

Bromas aparte. Todos llevamos una especie de coraza. Leí un artículo que decía que parte del miedo que tenemos viene del condicionamiento no olvidado de los nueve meses en el vientre materno, donde estamos completa y absolutamente fuera de toda preocupación.

Para nosotros son nueve meses, para el feto una eternidad, no conoce el tiempo para poder contabilizarlo.

Es normal que tengamos miedo, venimos de vivir en seguridad absoluta.

Cuando alguien sabio sabio dijo: “la inseguridad es el material con el que está hecha la vida”

Simplemente el osito que pueda llevar un niño a todas partes, lo refleja. ¿Crees que es solo un juguete? Para ti lo será, para el niño es un amigo, alguien que está ahí cuando este oscuro, cuando no hay nadie.

Y alguien mayor puede pensar que no tiene peluche, aunque… ¿Qué es tu dios? ¿tu político? ¿tu famoso?… 😉

Uno intenta dominar el miedo, eliminarlo, pero viendo los antecedentes lo veo tarea difícil.

Lo único que podemos hacer es comprenderlo. Si intentas dominarlo, se ocultará más hondo. Si intentas eliminarlo, imposible, fíjate en la energía física que te proporciona tanto en la ira como en el terror. ¿Cómo eliminar eso por completo?

No veo otra forma más que investigarlo, sin juzgarlo. Comprensión es la palabra clave. Si piensas desde el principio que es malo.

¿Cómo vas a comprender a alguien con quien no te llevas bien?

¿Meditar? ¿Qué me dices?

La información está a la orden del día, todos estamos conectados, bueno todo occidente por lo menos. Párate a pensar en la cantidad de información que recibes por ejemplo al revisar tus notificaciones al despertar. ¿Qué cantidad de noticias, alertas, anuncios… puedes llegar a ver en ese rato? Si te pasa como a mí, bastantes. Y pienso, pero si no le presto atención, no la leo. Eso es lo que tú crees, si indagas un poco en Internet descubrirás que nuestro cerebro posee una parte consciente y otra inconsciente, esta última procesa no sé cuántos millones de veces más información que la consciente. Esto quiere decir para quién no lo halla captado, que la mayoría de información que procesamos a lo largo del día la asimilamos sin darnos cuenta.

No estamos acostumbrados a este ritmo

Vi en un programa sobre el espacio que, si comparamos la edad de la tierra con las 24 horas de un día, es decir, si la historia de la tierra la resumiéramos en 24 horas, el tiempo que llevamos “avanzados”, viviendo en grandes masas poblacionales, con una gran industria y ya no te hablo de Internet. No llegaría a unos segundos.

Entonces ¿Qué hacia el hombre sin tanta distracción? Imagino que aparte de hacer lo que le tocara hacer, habría momentos en lo que no hacía nada. Podemos basarnos en no hace mucho, cuando ni siquiera había televisión o radio. Pero me voy aún más atrás. Cuando vivíamos en cavernas o tribus. ¿Qué hacían ellos? Pues cazar, protegerse del frío, otras tribus o algún tigre, procrear y poco más. Esto quiere decir, que la mayoría del tiempo no hacían nada con el propósito de reservar la energía que le dio su última caza, y usarla para la próxima. A sí que tengo una buena noticia para quién cree que es flojo, todos somos flojos, todos tenemos ese mismo sentimiento porque es condicionado de nuestros antepasados, como fueron flojos, ahorraron más energía, para afrontar los posibles problemas, los resolvieron y obtuvieron descendientes como tú y yo. Pero para nada eso es una excusa, ya no vivimos en la cueva, tenemos que reprogramarnos poco a poco.

Y ¿todo esto que tiene que ver con la meditación?

Cuando oímos meditación, pensamos en un tipo oriental, sentado en el suelo con las piernas cruzadas, con las manos en una posición guapa y diciendo algo así como “ommmmm, ommmmm”. A la vez que pensamos también ¿Qué se habrá tomado o fumado? Y bueno no te digo que nada, pero nada nada más fuera de la realidad.

En resumen, meditar es no pensar, es dejar de lado el bullicio social y estar en el momento. Aprender a desconectar la mente como si de un aparato eléctrico se tratara. Piénsalo, tu cerebro no deja de funcionar desde que naces hasta que te enamoras… noo coñas aparte, enserio, piénsalo, está en constante funcionamiento. Si no es usado expresamente para una tarea, él está ocupado recordando el pasado o imaginando un posible futuro, y con tanta fuerza que esos pensamientos pueden afectarnos emocional y físicamente.

¿Y cómo dejo de pensar? Obviamente necesita aprendizaje y constancia para dominarle. Pero puedo resumírtelo en algo así como “estar presente”.

Siéntate, túmbate o ponte como quieras, solo ponte como mas cómodo estés.

Puedes cerrar o abrir los ojos, igual, al gusto del consumidor.

Empieza a respirar hondo, pausado y relajado. Comienza a centrar tu atención, en el aire que entra y que sale.

Pon tu atención en el cuerpo, en cada parte de él. Siente tu peso, tus pies en el suelo.

Pon atención en el espacio que te rodea. Pase lo que pase, aunque haya sonidos molestos. No juzgues solo observa.

Pruébalo, y piensa que has sentido. Ese proceso lo puedes repetir las veces que quieras el tiempo que quieras.

Te darás cuenta de que tu mente te lanzara pensamientos de todo tipo, no le gusta la inactividad. Y tu simplemente, lo observaras y volverás a centrar tu atención en la respiración.

Imagínate con el tiempo, cuando lo domines. Como te puedes sentir después de haber desconectado tu cerebro por un momento. Ninguna preocupación, problema o situación por un momento.

Yo te digo que es mejor que un café. Si te animas a probarla, uso una app que encontré y es bastante buena. Está en inglés, pero es fácil de entender. Para empezar lo mejor es ir guiado.

https://www.headspace.com/headspace-meditation-app

Descárgatela hombre Y conectas con tu primo primitivo, al cual, le gustaba mucho no hacer nada, como a ti. ¿Por algo seria verdad? 😉

¿Relaciones? ¿Amor?

Las relaciones, que tema tan complicado de debatir y más en esta época ¿verdad? El ritmo de vida ha cambiado completamente. No soy muy mayor, pero puedo decir que no hace tanto de la época en la que conocer gente nueva, viajar, comunicarnos, tener más oportunidades en todos los ámbitos de la vida no estaba tan al alcance de todos como a fecha de hoy. Estamos ante un gran cambio y no hay que ser un lince para saber que las reglas del juego han cambiado.

Pienso que mantener una relación, hacer que prospere, es más complicado porque quizás antes había un patrón (no Pablo Escobar, jaja que buena tío), unos pasos a seguir, los cuales cuanto antes los llevaras a cabo mejor.

No me malinterpretes, no estoy en contra de las relaciones, al revés te enseñan mucho acerca de la vida. Estoy tan a favor de quién quiere tenerla como de quién no. De hecho, admiro a quien pueda llevar una relación sana actualmente con tantos estímulos alrededor, eso significa que como en una película de Hollywood dirían “estamos hechos el uno para el otro”.

Por eso me parece un tema tan interesante a reflexionar, asique juntando mi experiencia con la de la gente que tengo alrededor, vamos a ver que sale ¿no?

Aunque más que reflexión u opinión personal, ya que es un tema bastante personal, valga la redundancia. Quiero resumir las conclusiones que he sacado en unas preguntas las cuales si vuelvo a encontrarme ante esa oportunidad intentaré hacerme.

¿Entras en esa relación como consecuencia de llevar tu vida en la dirección que quieres, ser una persona completa (o intentarlo) o de intentar completar esa falta de dirección?

 

¿Esa relación te va a motivar a seguir mejorando cada día o te va acomodar?

 

¿Entras en esa relación como una forma de desahogo sexual o como algo con potencial para hacerte feliz?

 

¿Tienes claro que las relaciones son como la vida? Nacen, acaban, se reproducen, mueren… y lo único que depende de ti es cuidarla. Es como una mascota la cual cuidas con todo tu amor, pero por desgracia contrae una enfermedad y muere. Tu parte la hiciste bien, lo demás no lo controlas.

 

¿Lo que es importante para ti lo es para la otra persona?

 

¿Alimentas situaciones las cuales os van hacer más infelices a ambos a la larga?

 

Si hoy mismo acabara esa relación ¿Serias mejor persona? Ella o él ¿es mejor persona?

¿De dónde suele venir el resentimiento final?

Esta es la que más me gusta, porque cuando algo acaba uno lo puede observar con mayor perspectiva.

Suele venir del dolor de haber dado y sacrificado tanto y que la otra persona no lo tenga en cuenta. Y el caso amig@ es que por muchos o pocos años de relación, más menos cariño, o todo lo que puedas pensar. Al fin y al cabo, no sabes lo que realmente hay en la cabeza de la otra persona y el día que quiera puede irse, o cambiar de opinión sin que puedas hacer absolutamente nada.
¿injusto? Por supuesto. Pero la vida es como es no como quisiéramos. Asique si no dejas tan de lado todos los aspectos de tu vida. Quizás esa persona se valla, y si, te dolerá, siempre duele. Pero tú que has sido inteligente, y has diseñado tu vida para que no gire en torno a esa persona, sino para que gire en torno a ti (no hablamos de egoísmo eh), te darás cuenta de que aunque se valla, tú sigues estando hay, tu vida sigue estando ahí.

Y vuelvo al dolor, va a estar ahí. No es agradable. Pero valora que tipo de dolor prefieres. El dolor de “te echo de menos, pero soy mejor persona” o el dolor de “te echo de menos y te culpo de haber desperdiciado parte de mi vida estos años para entregarme a ti”. Tú decides.