Madura ya

En la actualidad las definiciones de madurez son muy infantiles. Por lo menos en los países desarrollados, madurez significa que ya no eres inocente, que has madurado
a través de las experiencias de la vida, que no te pueden engañar
fácilmente, que no pueden abusar de ti, que dentro de ti tienes algo
parecido a una roca firme, una protección, una seguridad.

Esta definición es muy simple, muy mundana. Sí, en el mundo encontrarás a personas
maduras de este tipo. Personas que justifican su infelicidad por los problemas importantes que tienen que resolver, los cuales normalmente ellos mismos han buscado.

La madurez no tiene nada que ver con las experiencias de tu vida. Tiene
que ver con tu viaje interior, con tus experiencias interiores, con como esas experiencias exteriores te hacen moldear las interiores.

Las personas que siempre están teniendo en cuenta a los demás y
sus opiniones son inmaduras. Dependen de las opiniones de los demás.
No pueden hacer nada con totalidad, con honestidad, no pueden decir lo
que quieren decir, dicen lo que los demás quieren oír.

Los políticos dicen lo que vosotros queréis oír. Os prometen lo que queréis. Saben
perfectamente que no podrán cumplir esas promesas, ni tienen intención
de cumplirlas.
Pero si dijeran verdaderamente cuál es la situación, y os dejaran claro que muchas de las cosas que estáis pidiendo son imposibles, que no se pueden conseguir, entonces, tendríais que echarlos. No vais a elegir a un político que sea sincero.
Es un mundo muy extraño. Parece un hospital psiquiátrico.

DCIM\100GOPRO

MADUREZ significa lo mismo que inocencia, pero con una diferencia:
es recuperar la inocencia, es volver a recordar. Todos los niños son inocentes al nacer, pero las sociedades los corrompen. Todas las sociedades, hasta ahora, han corrompido a los niños.

Todas las culturas se basan en aprovecharse de la inocencia del niño, en explotar al niño,
hacerle esclavo, condicionarle para sus propios propósitos, para sus
propios fines: políticos, sociales, ideológicos. Todo su esfuerzo consiste en
reclutar niños como esclavos para algún propósito. Los intereses creados
deciden esos propósitos.

Madurez significa recuperar de nuevo tu inocencia, volverte de nuevo un niño. Por supuesto, hay una diferencia, un niño corriente está destinado a ser corrompido, pero cuando recuperas tu infancia de nuevo, te vuelves incorruptible. Nadie te puede corromper,
eres lo bastante inteligente; ahora ya sabes lo que te ha hecho la
sociedad, estás atento y alerta y no vas a permitir que suceda otra vez.

Hay una gran diferencia entre madurar y envejecer. Se cree que envejecer es
madurar, pero el envejecimiento pertenece al cuerpo. Todo el mundo envejece, todo el mundo se vuelve viejo, pero no necesariamente maduro.

El envejecimiento no es algo que tú haces, sino algo que sucede físicamente. Con el tiempo, cada niño que nace se hará viejo. La madurez es algo que tú aportas a la vida,
surge de la conciencia. Cuando una persona envejece de una forma
plenamente consciente, se vuelve madura. Envejecimiento más
conciencia, experiencia más conciencia, es madurez.

Si echas un vistazo verás a tu alrededor, que más jóvenes o más viejos vivimos una vida de hipnosis dejándonos llevar por las circunstancias, justificando lo malo, recordando lo difícil que es conseguir lo bueno… Criticando y valorando a los demás por sus actos, cuando en el fondo sabes que es un reflejo de los tuyos propios… Y cuanto más mayor aún peor, esas mismas emociones se retro-alimentan y junto con la amargura de tantas responsabilidades, crean un cóctel mortal para el alma.

Pero…¿Por qué? ¿Te lo has preguntado alguna vez? ¿Por qué no consigues ser consciente? ¿Por qué insistes en estar dormido?

Hay un interés: si te vuelves consciente, habrá sufrimiento. Al hacerte consciente, te haces consciente del dolor, y hay tanto dolor que te gustaría tomarte un lorazepan y dormirte.

Esta vida adormecida actúa como una protección contra el dolor.
Pero el problema es que si estás dormido para el dolor, también estarás
dormido para el placer.

Ésta es la contradicción de la mente; la mente quiere ser cada vez más feliz; si eres consciente es posible ser feliz. La mente, además, quiere sufrir cada vez menos, pero esto sólo es posible si eres inconsciente.
Estás en un dilema. Si no quieres dolor, automáticamente desaparece el
placer de tu vida, desaparece la felicidad. Si quieres felicidad, abres el
grifo y automáticamente empieza a fluir también el sufrimiento. Si eres
consciente, tienes que ser consciente de ambas cosas. La vida es
sufrimiento y placer. La vida es felicidad e infelicidad. La vida es día y
noche, la vida es vida y muerte. 

El fantasma del “debería”

Toda tu educación, en la familia, en la sociedad, en la escuela, en la universidad, te pone tenso. La tensión fundamental es que no estás haciendo lo que “deberías” hacer.

Así es durante toda la vida; te angustia como una pesadilla que te persigue. Nunca te dejara relajarte, nunca te dejara descansar. Si lo haces dirá: ¿Qué estás haciendo? No debes relajarte; deberías estar haciendo algo.

Si estás haciendo algo te dirá: ¿Qué estas haciendo? Necesitas descansar te hace falta, de otra forma te volverás loco; ya casi lo estas.

Si haces algo bueno te dirá “Eres idiota. Hacer el bien no es rentable, la gente te engañara”

Si haces algo malo te dirá: ¿Qué estas haciendo? Con este comportamiento iras al infierno, tendrás que pagar por tus actos”

Nunca te dejará descansar, siempre condenándote por cualquier acto. Sin saberlo tienes encima un censurador interior. Esto es lo peor que la a podido pasar al mundo.

¿Cómo crees que vas a poder disfrutar y experimentar todas las emociones que trae consigo la vida? Vivimos las cosas a medias, porque nuestra atención esta en el auto juicio.

El caso es que nadie excepto tu puede anularlo. El problema no es solo tuyo, es algo que concierne a casi todos los seres humanos, sin importar país, religión, ideología…

La esencia de todas estas etiquetas, sin importar cual sea, es crear división dentro de ti mismo. Para que así una parte pueda condenar a la otra.

Esa es la verdadera guerra que hay que parar, para que pueda verse un reflejo en el mundo exterior. Si solo pretendes cambiar tu mundo exterior, mientras el interior sigue igual, ¿como vas ha hacerlo realmente bien, si en el fondo tus intenciones, deseos, creencias… están envenenadas por ti mismo?

Quizás nuestro verdadero propósito es abandonar toda esa guerra, de lo contrario desaprovecharás toda la aventura de la vida. Nunca serás capaz de experimentar todo el espectro de emociones con plenitud para conocer la verdad acerca de esta vida.

La gracia de este tema es que esa misma división ha sido creada en su mayor parte por los sacerdotes y creencias religiosas de cualquier tipo. Han conseguido con sus doctrinas y mandamientos crear una enfermedad mental mundial, la cual como padece todo el mundo se acepta con normalidad.

Creemos que esa es la esencia de la vida. Un largo sufrimiento con atisbos de felicidad (dependiendo de como vallan las cosas en el exterior), una autobiografía con mucho ruido y pocas nueces.

No es extraño que la gente de todo el mundo se pregunte acerca del sentido de la vida ¿Cuál es la razón para vivir? ¿Por qué me acobarda tanto seguir viviendo?

000008-coleccic3b3n-de-fondos-hd-by-ko2ter-www-ko2ter-tumblr-com3

 

Haz lo que te dicte tu naturaleza, persigue lo que anhelan tus características intrínsecas. No escuches los juicios de valor que te vienen dados por las escrituras que a lo largo de los años se han ido acumulando de cómo debería comportarse el ser humano. Escucha tu propio corazón esa es la única escritura que hay.

Pero debes estar muy muy atento, así nunca te equivocarás. La división ocurre en tu cabeza, el corazón no puede estar dividido. Comenzaras a caminar en TU dirección adecuada, sin siquiera pensar que es lo bueno o lo malo. Ve a donde sea que este te lleve.

Si es cierto algunas veces te llevara por terrenos peligrosos, pero entonces recuerda que tales situaciones son necesarias para madurar.

Algunas veces te alejara del camino, pero recuerda de nuevo que tales situaciones de confusión son parte del crecimiento. Caerás muchas veces. Levántate de nuevo, porque así es como se hace acopio de fuerzas. Así es como se puede llegar a la armonía.

Pero no sigas reglas impuestas de fuera. Ninguna que venga del exterior puede ser adecuada, por que las reglas siempre han sido creadas por gente que quiere dominarte.

Jesús fue un buen tío, que encontró algo en su interior que era imposible ocultar.

Pero tarde o temprano se reúnen sus discípulos y empiezan a imponer códigos de conducta. Una vez no esta esa persona que daba luz a sus caminos, se hallan en profunda oscuridad y comienzan a seguir con torpeza ciertas reglas auto impuestas. Es decir, reprimir tu manera de ser para ser como “esa persona”. Todos somos imitadores. Pero en el fondo todos vemos el mundo de una manera diferente.

Inspírate de esas personas, pero su camino no es el tuyo.

Olvida todo el “esto esta bien esto esta mal”. La vida no es tan tajante. Lo que es bueno hoy puede que sea malo mañana, lo que es malo en este momento, puede que no lo sea tanto en el siguiente. La vida no puede ser etiquetada tan fácilmente. La vida es un misterio; en un momento algo encaja y entonces todo esta bien. En otro momento todo se gira y deja de tener sentido.

Habrá que estar muy atento, cada momento necesita estar alerta. No puedes depender de respuestas preestablecidas para lo que es bueno y es malo.

La vida es dinámica no estática. Por lo que una cosa puede ser buena en un momento y mala al siguiente.

No puedes prepararla, no puedes tenerla prevista. En eso esta su belleza, ese es su milagro, que siempre te coge desprevenido, siempre llega por sorpresa. Hay que decidir rápidamente.

Decidir significa que puedes equivocarte, quien sabe, ese es el riesgo. ¿Quién sabe lo que va a pasar? No hay garantía.

Con lo viejo existe una garantía. Millones de personas ya lo han seguido ¿Cómo tanta gente puede equivocarse?

Con ello evitas adentrarte en el riesgo, el cual es responsable de hacerte perspicaz, para desarrollar tu brillantez e inteligencia intrínseca (no memoria, esta es solo una herramienta de la inteligencia)

¿Qué quiere un hombre de una mujer?

¿Tema delicado para que un hombre hable de ello, no?  Aunque si le cambias el paradigma, que mejor que un hombre hable acerca de ello. Como es obvio, todos y cada uno somos diferentes, pero vuestro esfuerzo por que nos quede claro el “todos sois iguales” me hace pensar en que lleváis razón. Pero no en el contexto de una relación fugaz, un momento determinado, una situación diferente a la habitual. O en el papel que juega la sociedad en el establecimiento de ciertos cánones de belleza y nuestros gustos.

Más bien en un contexto general, creo que es cierto, que a este nivel tenemos unos gustos similares. Porque, nos guste o no, los mecanismos de atracción de nuestra especie han sido moldeados por millones de años de evolución. Solo tienes que buscar por la web un poco.

 

 

“Queremos una mujer que nos quiera y que se quiera” Mario luna

 

Si eres esa clase de chica y estás leyendo esto, sabrás perfectamente de lo que hablo. ¿Qué efecto creas en los hombres? ¿Qué efecto creas en los hombres cuando te esfuerzas por ser mejor persona? Y no, no me refiero a arreglarse un día y recibir más piropos, o un comentario en una foto, en la que actualmente tanto chicas como chicos, podemos fácilmente distorsionar la realidad.

No, me refiero a tus acciones, a lo que haces cada día.

Si has tenido suerte y eres una crack desde que naciste, quizás para ti sea normal y esta genial. Pero si hablamos de una chica, que ha tenido que hacerse a ella misma desde abajo. Que ha vivido esa lenta evolución, lo habrá notado perfectamente.

 

Para nosotros, la belleza gusta, pero la independencia… puff

 

Stop, no digo que no sea importante la belleza, es importante, bastante importante, pero adivina… esa independencia y seguridad normalmente desemboca en belleza, o sea que va a ser easy work mantenerla my friend.

Y si a esa independencia añadimos la humildad, que hace que nosotros entendamos el mensaje de que esa chica tiene su vida completa en todos los aspectos, que su vida sigue contigo o sin ti, pero aun así te escoge a ti para compartirla contigo, y además te lo demuestra… Pues que quieres que te diga eso es amor puro, y si no pues dale dislike.

Con independencia me refiero a vivir conforme a tus ideales y perseguir lo que para ti sea tu sueño, sin importar nada. Que consideres una relación un suplemento positivo, porque lo son, no un complemento. Por suerte venimos enteros de fábrica.

 

 Y ya lo oigo en la cabeza de alguna, “claro mucho pedir, pero poco hacer” y como no, estas mujeres… Llevan razón otra vez jaja. Esta más que claro que vosotras tenéis que exigir lo mismo de ese hombre.

Como diría Conor Mcgregor “fuck al que dijo “los polos opuestos se atraen””. No hay cosa más bonita en la vida, aparte de uno mismo, que ver a alguien que realiza sus sueños y eso es un hecho.

¿Imagina si al coctel le metes “amorsito” del bueno?

La soledad – Osho

No hay otra manera de estar que solo. Uno puede olvidarlo, uno puede olvidarse de sí mismo en muchísimas cosas, pero una y otra vez la verdad se reafirma. Por eso después de cada experiencia profunda te sentirás solo. Esto parecerá muy paradójico, porque ordinariamente la gente cree que el amor les hará sentirse en compañía. Eso es una completa insensatez. Si el amor es profundo te hará consciente de la soledad, no de la compañía. Cuando algo cala hondo, ¿qué ocurre?: dejas la periferia de tu ser y entras en tu centro, y el centro es todo soledad. Allí estás sólo tú; o ni siquiera tú, tan sólo una consciencia sin ego, sin identidad, sin definición, un abismo de consciencia.

Después de escuchar bella música, o después de penetrar en el significado de una gran poesía, o ver la belleza de un atardecer, en el despertar siempre te sentirás triste. Viendo esto, millones de personas han decidido no ver la belleza, no amar… evitar todo lo que sea profundo. Pero aunque evites la verdad, la verdad te golpea algunas veces. Sin que te des cuenta, te posee. La soledad es tremendamente bella porque es profundamente libre. Es absoluta libertad; ¿cómo puede crear tristeza?

IMG_20161025_140208

Sentirse solo es la soledad mal interpretada. Significa que echas de menos al otro. ¿Y quién es el otro?: alguna excusa que te ayuda a olvidar tu consciencia, algún toxico: puede ser una mujer, un hombre, un libro, cualquier cosa; cualquier cosa que te ayude a olvidarte de ti mismo, que se lleva el recordarte a ti mismo, eso te quita el peso de la consciencia. La soledad es inmensamente bella. La soledad es un momento en el que ya no se necesita al otro, tú eres suficiente para ti mismo; tan suficiente que puedes compartir tu soledad con toda la existencia. Tu soledad es tan inagotable que aunque inundes toda la existencia, aún te quedará más. Cuando estás solo, eres rico, cuando te sientes solo eres pobre.

Osho

¿Tienes miedo?

El miedo solo existe en el mecanismo de la mente. Estamos tan identificados con ese mecanismo que hemos olvidado por completo el significado de mecanismo, valga la redundancia.

Es solo la mente, y la mente a mi parecer no es otra cosa que lo que hemos aprendido de los demás, de la sociedad… es decir, el condicionamiento.

Obsérvalo bien, fíjate que el miedo no viene de uno mismo. Alguien te hizo temer a lo desconocido, al amor, a los retos… Y posiblemente esas voces que oías provenían de tu familia, de tus amigos, de tus profesores. Quizás en ese momento no les faltaban razón, pero ya somos mayorcitos, ese software está un poco des actualizado. Eras pequeñ@, a veces se necesitaba de esos consejos si querías sobrevivir.

Siempre que te encuentras con algo nuevo, tu mente te dice: ¡un momento! ¿esto qué es? Esto es muy extraño, es algo que nunca antes habías hecho. ¡no hagas nada que no hallas hecho antes! Es jodido, ¿Quién sabe lo que podrá suceder?

Pienso que la mente quiere evitar errores, mientras que la vida va a través de ellos, simple y llanamente. Voluntaria o involuntariamente, seguimos cometiendo errores, escojamos ese camino o el otro. La vida quiere aprender, y la mejor fórmula para ello es cometerlos.

Observándome un poco veo que todos mis miedos son producto de la identificación.

Cuando quieres a alguien, por ejemplo, a la vez sientes miedo: esa persona puede dejarte. Seguramente ya haya dejado a alguien antes de estar contigo; ya hay un historial puede que te pase lo mismo.

Sientes un apego tan grande, que no puedes entender el hecho de que al mundo has venido solo. Antes vivías sin esa persona, estabas perfectamente. Sabes lo que es estar solo, podrás volver a estar solo.

Miedo a que mañana puedan cambiar las cosas, a que pueda morir, a que pueda arruinarme, cientos de cosas. Pero a poco que observes, ayer también tenías los mismos miedos. Y si pueden que las cosas hayan cambiado, pero sigues vivo moren@.

Llevándolo al extremo, qué más da incluso que se acabe el mundo, ¡nos vamos acabar con él!, se arreglaría el problema de la crisis, por ejemplo, jeje.

Bromas aparte. Todos llevamos una especie de coraza. Leí un artículo que decía que parte del miedo que tenemos viene del condicionamiento no olvidado de los nueve meses en el vientre materno, donde estamos completa y absolutamente fuera de toda preocupación.

Para nosotros son nueve meses, para el feto una eternidad, no conoce el tiempo para poder contabilizarlo.

Es normal que tengamos miedo, venimos de vivir en seguridad absoluta.

Cuando alguien sabio sabio dijo: “la inseguridad es el material con el que está hecha la vida”

Simplemente el osito que pueda llevar un niño a todas partes, lo refleja. ¿Crees que es solo un juguete? Para ti lo será, para el niño es un amigo, alguien que está ahí cuando este oscuro, cuando no hay nadie.

Y alguien mayor puede pensar que no tiene peluche, aunque… ¿Qué es tu dios? ¿tu político? ¿tu famoso?… 😉

Uno intenta dominar el miedo, eliminarlo, pero viendo los antecedentes lo veo tarea difícil.

Lo único que podemos hacer es comprenderlo. Si intentas dominarlo, se ocultará más hondo. Si intentas eliminarlo, imposible, fíjate en la energía física que te proporciona tanto en la ira como en el terror. ¿Cómo eliminar eso por completo?

No veo otra forma más que investigarlo, sin juzgarlo. Comprensión es la palabra clave. Si piensas desde el principio que es malo.

¿Cómo vas a comprender a alguien con quien no te llevas bien?

¿Meditar? ¿Qué me dices?

La información está a la orden del día, todos estamos conectados, bueno todo occidente por lo menos. Párate a pensar en la cantidad de información que recibes por ejemplo al revisar tus notificaciones al despertar. ¿Qué cantidad de noticias, alertas, anuncios… puedes llegar a ver en ese rato? Si te pasa como a mí, bastantes. Y pienso, pero si no le presto atención, no la leo. Eso es lo que tú crees, si indagas un poco en Internet descubrirás que nuestro cerebro posee una parte consciente y otra inconsciente, esta última procesa no sé cuántos millones de veces más información que la consciente. Esto quiere decir para quién no lo halla captado, que la mayoría de información que procesamos a lo largo del día la asimilamos sin darnos cuenta.

No estamos acostumbrados a este ritmo

Vi en un programa sobre el espacio que, si comparamos la edad de la tierra con las 24 horas de un día, es decir, si la historia de la tierra la resumiéramos en 24 horas, el tiempo que llevamos “avanzados”, viviendo en grandes masas poblacionales, con una gran industria y ya no te hablo de Internet. No llegaría a unos segundos.

Entonces ¿Qué hacia el hombre sin tanta distracción? Imagino que aparte de hacer lo que le tocara hacer, habría momentos en lo que no hacía nada. Podemos basarnos en no hace mucho, cuando ni siquiera había televisión o radio. Pero me voy aún más atrás. Cuando vivíamos en cavernas o tribus. ¿Qué hacían ellos? Pues cazar, protegerse del frío, otras tribus o algún tigre, procrear y poco más. Esto quiere decir, que la mayoría del tiempo no hacían nada con el propósito de reservar la energía que le dio su última caza, y usarla para la próxima. A sí que tengo una buena noticia para quién cree que es flojo, todos somos flojos, todos tenemos ese mismo sentimiento porque es condicionado de nuestros antepasados, como fueron flojos, ahorraron más energía, para afrontar los posibles problemas, los resolvieron y obtuvieron descendientes como tú y yo. Pero para nada eso es una excusa, ya no vivimos en la cueva, tenemos que reprogramarnos poco a poco.

Y ¿todo esto que tiene que ver con la meditación?

Cuando oímos meditación, pensamos en un tipo oriental, sentado en el suelo con las piernas cruzadas, con las manos en una posición guapa y diciendo algo así como “ommmmm, ommmmm”. A la vez que pensamos también ¿Qué se habrá tomado o fumado? Y bueno no te digo que nada, pero nada nada más fuera de la realidad.

En resumen, meditar es no pensar, es dejar de lado el bullicio social y estar en el momento. Aprender a desconectar la mente como si de un aparato eléctrico se tratara. Piénsalo, tu cerebro no deja de funcionar desde que naces hasta que te enamoras… noo coñas aparte, enserio, piénsalo, está en constante funcionamiento. Si no es usado expresamente para una tarea, él está ocupado recordando el pasado o imaginando un posible futuro, y con tanta fuerza que esos pensamientos pueden afectarnos emocional y físicamente.

¿Y cómo dejo de pensar? Obviamente necesita aprendizaje y constancia para dominarle. Pero puedo resumírtelo en algo así como “estar presente”.

Siéntate, túmbate o ponte como quieras, solo ponte como mas cómodo estés.

Puedes cerrar o abrir los ojos, igual, al gusto del consumidor.

Empieza a respirar hondo, pausado y relajado. Comienza a centrar tu atención, en el aire que entra y que sale.

Pon tu atención en el cuerpo, en cada parte de él. Siente tu peso, tus pies en el suelo.

Pon atención en el espacio que te rodea. Pase lo que pase, aunque haya sonidos molestos. No juzgues solo observa.

Pruébalo, y piensa que has sentido. Ese proceso lo puedes repetir las veces que quieras el tiempo que quieras.

Te darás cuenta de que tu mente te lanzara pensamientos de todo tipo, no le gusta la inactividad. Y tu simplemente, lo observaras y volverás a centrar tu atención en la respiración.

Imagínate con el tiempo, cuando lo domines. Como te puedes sentir después de haber desconectado tu cerebro por un momento. Ninguna preocupación, problema o situación por un momento.

Yo te digo que es mejor que un café. Si te animas a probarla, uso una app que encontré y es bastante buena. Está en inglés, pero es fácil de entender. Para empezar lo mejor es ir guiado.

https://www.headspace.com/headspace-meditation-app

Descárgatela hombre Y conectas con tu primo primitivo, al cual, le gustaba mucho no hacer nada, como a ti. ¿Por algo seria verdad? 😉

¿Relaciones? ¿Amor?

Las relaciones, que tema tan complicado de debatir y más en esta época ¿verdad? El ritmo de vida ha cambiado completamente. No soy muy mayor, pero puedo decir que no hace tanto de la época en la que conocer gente nueva, viajar, comunicarnos, tener más oportunidades en todos los ámbitos de la vida no estaba tan al alcance de todos como a fecha de hoy. Estamos ante un gran cambio y no hay que ser un lince para saber que las reglas del juego han cambiado.

Pienso que mantener una relación, hacer que prospere, es más complicado porque quizás antes había un patrón (no Pablo Escobar, jaja que buena tío), unos pasos a seguir, los cuales cuanto antes los llevaras a cabo mejor.

No me malinterpretes, no estoy en contra de las relaciones, al revés te enseñan mucho acerca de la vida. Estoy tan a favor de quién quiere tenerla como de quién no. De hecho, admiro a quien pueda llevar una relación sana actualmente con tantos estímulos alrededor, eso significa que como en una película de Hollywood dirían “estamos hechos el uno para el otro”.

Por eso me parece un tema tan interesante a reflexionar, asique juntando mi experiencia con la de la gente que tengo alrededor, vamos a ver que sale ¿no?

Aunque más que reflexión u opinión personal, ya que es un tema bastante personal, valga la redundancia. Quiero resumir las conclusiones que he sacado en unas preguntas las cuales si vuelvo a encontrarme ante esa oportunidad intentaré hacerme.

¿Entras en esa relación como consecuencia de llevar tu vida en la dirección que quieres, ser una persona completa (o intentarlo) o de intentar completar esa falta de dirección?

 

¿Esa relación te va a motivar a seguir mejorando cada día o te va acomodar?

 

¿Entras en esa relación como una forma de desahogo sexual o como algo con potencial para hacerte feliz?

 

¿Tienes claro que las relaciones son como la vida? Nacen, acaban, se reproducen, mueren… y lo único que depende de ti es cuidarla. Es como una mascota la cual cuidas con todo tu amor, pero por desgracia contrae una enfermedad y muere. Tu parte la hiciste bien, lo demás no lo controlas.

 

¿Lo que es importante para ti lo es para la otra persona?

 

¿Alimentas situaciones las cuales os van hacer más infelices a ambos a la larga?

 

Si hoy mismo acabara esa relación ¿Serias mejor persona? Ella o él ¿es mejor persona?

¿De dónde suele venir el resentimiento final?

Esta es la que más me gusta, porque cuando algo acaba uno lo puede observar con mayor perspectiva.

Suele venir del dolor de haber dado y sacrificado tanto y que la otra persona no lo tenga en cuenta. Y el caso amig@ es que por muchos o pocos años de relación, más menos cariño, o todo lo que puedas pensar. Al fin y al cabo, no sabes lo que realmente hay en la cabeza de la otra persona y el día que quiera puede irse, o cambiar de opinión sin que puedas hacer absolutamente nada.
¿injusto? Por supuesto. Pero la vida es como es no como quisiéramos. Asique si no dejas tan de lado todos los aspectos de tu vida. Quizás esa persona se valla, y si, te dolerá, siempre duele. Pero tú que has sido inteligente, y has diseñado tu vida para que no gire en torno a esa persona, sino para que gire en torno a ti (no hablamos de egoísmo eh), te darás cuenta de que aunque se valla, tú sigues estando hay, tu vida sigue estando ahí.

Y vuelvo al dolor, va a estar ahí. No es agradable. Pero valora que tipo de dolor prefieres. El dolor de “te echo de menos, pero soy mejor persona” o el dolor de “te echo de menos y te culpo de haber desperdiciado parte de mi vida estos años para entregarme a ti”. Tú decides.