Castillos de arena

Unos niños jugaban en la orilla de un río. Hacían castillos de arena, y cada uno defendía el suyo diciendo: “Este es el mío”. Mantenían sus castillos separados para que no hubiera dudas sobre a quién le pertenecía cada uno.

Cuando estuvieron todos terminados, uno de los niños pateó el de otro y lo destruyó por completo. El dueño del castillo enfureció, zarandeo al otro por el pelo, lo golpeó y grito: ¡destruyo mi castillo! Vengan todos a ayudarme a castigarle como se merece”. Los demás acudieron en su ayuda, golpearon al infractor con un palo y después lo patearon mientras estaba en el suelo.

Después regresaron a su juego y continuaron insistiendo: “este es mi castillo. No le pertenece a nadie más. ¡Aléjense! No toquen mi castillo”

Pero comenzó a oscurecer y los niños sintieron que era hora de regresar a sus casas. Ahora a ninguno le importó lo que pudiera sucederle a su castillo. uno de los niños destruyó el suyo con lo pies y el otro hizo lo mismo con las manos. Dieron media vuelta y regresaron cada uno a su casa.

La vida es una paradoja, es su naturaleza para existir. La rueda se mueve sobre un eje estático; en el centro de un ciclón reina el silencio; en el centro de la misma vida está la muerte. Así son las cosas: la existencia se da a través de la contradicción.

De esta contradicción nace la energía para vivir. De la tensión entre las contradicciones nace todo este juego. Basta con mirar alrededor para ver la contradicción en acción: entre hombre y mujer, día y noche, verano e invierno, éxito y fracaso, nacimiento y muerte…

Si no puedes aceptar esta contradicción, jamas podrás reconocer que no hay tal contradicción sino que los opuestos se complementan.

Así la vida le debe todo a la muerte y, por tanto, la muerte no es enemiga de la vida, si no su mejor amiga.

¿Que ocurre cuando indagamos en nuestro interior? que no encuentras nada, no hay nada y eso asusta. La rueda de todo se mueve sobre el eje de la nada. Entonces temeroso de la nada, corres hacia el mundo exterior.

Allí en tu centro mismo está la muerte, el vacío. De alguna manera, todo el mundo lo sabe, y esa es la razón por la que nadie se dirige al interior sino solamente al exterior. En el exterior, te puedes engañar, crear uno y mil juegos, jugar a esos juegos, que si bien no servirán de nada, de todas maneras son una forma de pasar el tiempo.

El mundo que conocemos no es otra cosa que el esfuerzo por llenar ese vacío interior. Llenarlo con dinero, con hombres con mujeres, con fama, con prestigio, objetivos… Los cuales en el momento en el que los conseguimos, el abismo se los traga y volvemos a estar vacíos, no satisfechos…

Sin la compresión de la inexistencia, continuamos la carrera en pos del deseo. Pero… ¿Cuál es el mecanismo del deseo? Cuando entramos en el mecanismo de desear, se apodera de nosotros una gran emoción, ante la expectativa y la aventura. Pero una vez conseguido el objetivo u objeto de deseo, volvemos al punto de partida, porque aunque no lo veamos, la emoción estaba solo en la dedicación al proceso de obtenerlo y no en el fin como tratan de venderte.

Ese objetivo es tan suculento, que al dejarnos absorber por ese deseo, olvidamos de nuevo la nada. Una vez conseguido, la emoción mental del inicio desaparece y vuelve a aparecer en primer plano el vació insondable dispuesto a devorarnos. Por lo que volvemos a crear otra meta, comenzamos de nuevo, antes de que nos devore.

Así es como nos convertimos en mendigos eternos, golpeando una puerta tras otra sin que nada pueda llenarnos jamás.

Cada uno de los que leéis esto; lo sabéis. Les ha sucedido de una u otra forma. Es probable que no lo manifiestes y ni si quiera te lo digas a ti mismo, ni lo aceptes. Pero es completamente normal, la idea es completamente aterradora; trabajar tantos años para conseguir ese dinero, ese puesto, ese sueño… y al tiempo de obtenerlo perder parte o todo el interés. Pero así son las cosas no tienes nada más que observar un poco a tu alrededor.

Entonces me dirás, la vida carece de significado. Pero si lo piensas bien, eso solamente es un pensamiento occidental. Donde toda la comodidad y supervivencia esta asegurada y no supone absolutamente ningún problema, no tardan en aparecer filósofos que insisten en que la vida no tiene ningún significado.

Sin embargo en las sociedades pobres, nadie dice que la vida carezca de significado; al contrario todo tiene un significado infinito. La cosas mas pequeñas son las mas importantes: tener un techo,conseguir alimento, un poco de ropa, agua… Como son tantas las cosas que no se poseen la vida esta se llena de significado. Curioso ¿Podríamos entonces afirmar rotundamente que la vida no tiene significado?

A la mente occidental le incomoda mucho la idea de la nada, para este tipo de mente la nada es sinónimo de muerte. Y en cierta manera así lo es, es la muerte del ego.

En el mundo solamente hay dos caminos: uno se aleja de nosotros, el otro nos lleva hacia nosotros mismos. El camino que se aleja se divide en incontables senderos ( dinero, éxito, sexo, poder, drogas… miles y miles). Cuando has tomado el sendero que se aleja de ti, no tardas en descubrir que nunca acaba, que el siguiente paso solo era un espejismo que te prometía el cielo. Pero cuando cobras consciencia, la frustración aparece de nuevo, pero ya has avanzado tanto… ¿Que sentido tiene regresar? seguro que la respuesta esta un poco mas adelante. Sin darte cuenta que el destino ultimo de ese camino es la absoluta locura.

El otro viaje interior, es el regreso al hogar, al centro. A medida que avanzas por ese camino, hay mas silencio, mas serenidad, mas equilibro, mas claridad, sensatez… y no tienes que esforzarte por ellas, son absoluta consecuencia de hacer frente a ese temor de mirar a la nada(muerte) a los ojos y seguir donde te lleva.

Con esto no quiero decir que debes coger uno u otro, como hemos visto al principio, la vida es una contradicción en si mismo. Por lo que ambos caminos son el mismo. Y vas a tener que recorrerlos si o si. La pregunta es ¿Donde esta tu atención? en lo externo o en lo interno.

Al mundo llegas sin nada y te vas de el sin nada. Por lo que otorgarle valor al camino externo, dejando de lado el interno, es lo que hace que tu vida se desequilibre. Vas en pos de fantasmas. Porque no eres capaz de ser el observador, el que persigue pero sabe que nada importa. El que tiene miedo pero sabe que el miedo es fruto de la imaginación. El que es feliz pero sabe que la felicidad es solo una cara de la moneda. Ese alguien dentro de ti que no es capaz de ser perturbado porque sabe que en este perfecto caos ordenado lleno de contradicciones, lo único que se mantiene inamovible es su interior.

Presta atención:

Unos niños jugaban a la orilla de un rio…

Si todavia juegan son niños, su juego puede llamarse politca, amor, dinero, exito… Quizas juegen en la casa blanca, en esa gran empresa, en esa dramatica situación, pero se lo toman muy enserio y si se lo toman enserio es que aun no han madurado.

El rio simboliza la vida, jugamos a tantos juegos, que nos olvidamos de que esta fluye al lado nuestra. Tan preocupados por nuestros juegos que se convierten en una enfermedad. Todos jugando muy serios, dándole mucha importancia. El juego de la preocupación es mas popular que el fornite.

Cada uno defendía su castillo diciendo: “este es el mío”

El juego se vuelve serio, cuando va acompañado de “mi” y de lo “mio”. Yo contra el mundo. Mi ego engordándose, por mil y una ideas. Todos los niños defendiendo su castillo a muerte, ¿Porque a muerte? porque ellos mismo saben que están hechos de arena, y cualquier perturbación puede hacer que este caiga.

Mantenían sus castillos separados, para que no hubiera duda sobre cual pertenecía a cada uno…

Naturalmente cuando uno depende de su castillo y es tan frágil, tiene que protegerlo, prohibir el paso. Cuando no se dan cuenta que el castillo no pertenece a ellos, pertenece a la arena, la cual siempre estuvo allí, eres tu el que esta de paso y ademas muy breve en comparación.

Cuando estuvieron todos terminados, uno de los niños pateó el de otro y lo destruyó por completo. El dueño del castillo enfureció

La próxima vez que sientas ira, observa lo que sucede, probablemente alguien destruyo tu castillo.

El dueño del castillo enfureció, zarandeo al otro por el pelo, lo golpeó y grito: ¡destruyo mi castillo! Vengan todos a ayudarme a castigarle como se merece”. Los demás acudieron en su ayuda, golpearon al infractor con un palo y después lo patearon mientras estaba en el suelo...

Eso es lo que hacen sus leyes, su condicionamiento, sus tribunales… Alguien destruye un castillo y el dueño grita, “vengan todos a ayudarme a castigar a este hombre”. Y claro todos acudirán en tu ayuda, todos tienen un castillo que proteger. Así que muerto el perro se acaba con la rabia. Todos acuden, porque temen por sus pertenencias. Aunque quizás no les paso nada a ellos, pero mas vale prevenir. Mi castillo es muy importante.

Después regresaron a su juego y continuaron insistiendo: “este es mi castillo. No le pertenece a nadie más. ¡Aléjense! No toquen mi castillo”

Pero comenzó a oscurecer y los niños sintieron que era hora de regresar a sus casas. Ahora a ninguno le importó lo que pudiera sucederle a su castillo. uno de los niños destruyó el suyo con lo pies y el otro hizo lo mismo con las manos. Dieron media vuelta y regresaron cada uno a su casa.

Pero la noche es inevitable, es inevitable escapar a ella. No a todo el mundo le ocurre esto, la mayoría de nosotros nos aferramos a la siguiente mañana pensando en el maravilloso castillo que volveremos a construir. Solo unos pocos aprovechan la noche para darse cuenta de que nada les pertenece y que todo es un castillo de arena. Entonces dejan de preocuparse por lo que pueda pasarle a su castillo. No solo no le importa que nadie se lo destruya, si no que son ellos mismos los que saltan encima y los hacen desaparecer. Todo a terminado, es el momento de regresar a casa…

Aprovecha la noche cada vez que llegue. Llega muchas veces en la vida, a veces en forma de fracaso o de frustración, aveces en forma de tristeza o de depresión. Aprovéchala. Se presentara en forma de miedo, angustia, enfermedad o muerte.

Cuando comiences a sentir que el mundo externo carece de significado, no crees nuevos significados, es hora de comenzar el viaje interior, es un wasap de lo desconocido que te dice ” Regresa a casa, ya has jugado suficiente”. No importa lo que le ocurra a tu castillo, se derrumbara de todas formas.

¿Compañeros de alma o compañeros de celda?

Todos vivimos de acuerdo a las películas, las poesías, las novelas… Eso ha dado la humanidad una falsa impresión, la impresión de que cuando ahí amor, todo encaja, no hay conflicto.

Durante siglos se nos ha condicionado que los amantes están hechos el uno para el otro. Pero piénsalo bien, ¿cuantos estamos en el mundo?, nadie esta hecho para nadie, siempre la vida termina sorprendiéndote. Cada uno es diferente a los demás. Puede que ames a alguien sin saber que la amas precisamente porque existen muchas diferencias entre vosotros, mucha distancia. La cual supone un reto, una aventura; la distancia hace que valga la pena conseguir lo deseado.

Si consigues lo deseado, estarás feliz, lo conseguiste. Tal emborrachamiento de felicidad hace que idealices, hace que pases por alto la realidad. Y la realidad es que ambas personas, son individuos completamente diferentes. Si amas a alguien tienes que entender que esa persona no es tu sombra, no es tu reflejo en el espejo. A no ser que tengas esa idea clara crearas un infierno de la situación. Pero parece que crear un infierno de las situaciones es lo único que nos apetece, pero si lo piensas bien el infierno se crea porque tú estas esperando el cielo (idealizas, esperas algo a cambio, deseas…)

Imagina que vivís solo como amigos gozando de un buen sexo, pero ella tiene sus propias ideas, tú tienes tus propias ideas; ella respeta tus ideas, tú las suyas; ella tiene su camino y tu el tuyo. Nadie intenta imponer ni adoctrinar a la otra persona. Si la situación es esa ¿De que manera puede surgir el enfrentamiento? ¿hay necesidad de que las cosas tenga que encajar? ¿Por qué hay que sentir que algo falta?. No falta nada; lo único que ocurre es que no encaja con tu idea preestablecida de que es lo que querías de esa persona y la situación.

Si eres hombre y estas leyendo esto, dirás, si es cierto pero quizás quien mas importancia le da a esto son las mujeres. Y es cierto pero no del todo, parte de la culpa la tienes tu también.

Siglos y siglos de represión a la mujer han echo que ella misma olvide su naturaleza polígama. Y no porque no la sienta dentro de ella, si no porque el echo de que el hombre a lo largo de esos mismos siglos se halla proclamado polígamo (superior) ha hecho que las mujeres victimas de su represión odien en el fondo ese comportamiento, no por el odio en si, si no por la privación que se les ha hecho a ellas de ese mismo comportamiento.

Insisto es cierto que nosotros tenemos la culpa, hemos creado ese tipo de películas, novelas, poesías… no en nombre del amor, si no en nombre del egoísmo, haciendo pensar a ellas que solo pueden estar con una persona (beneficio para el hombre el cuál no tiene que preocuparse, pase lo que pase ella estará ahí) y que al hombre con un ramo de flores y correr detrás del avión puede ser perdonado de todo (¿no ves que el hombre crea ese tipo de historias porque le benefician?).

Pero si ellas se dieran cuenta de que son victimas de esa trampa que han hecho suya. De que solo con cambiar su estructura mental y dejar de pensar en algo que solo existe en su imaginación, un nuevo mundo de posibilidades, sensaciones, aventuras, conocimientos puede abrirse ante sus ojos.

Dejarían de intentar vivir una película, y empezarían simplemente a vivir.

Mundos privados

Dijo Heráclito:

Los hombres son tan descuidados y olvidadizos de lo que ocurre a su alrededor en sus momentos de vigilia como cuando están dormidos.

Tontos, aunque oyen son como los sordos.

A ellos se les aplica el adagio de que cuando están presentes están ausentes.

Uno no debería actuar ni hablar como si estuviera dormido.

Los despiertos tienen un mundo en común; los durmientes tienen un mundo privado cada uno.

Lo que vemos cuando estamos despiertos es la muerte; cuando estamos dormidos, vemos sueños.

¿Que significa esto?

Pareces completamente despierto, pero solo es apariencia; en el fondo tu sueño continua.

Ahora mismo estas soñando por dentro. Mil y un pensamientos siguen su curso, y tú no eres consciente de lo que está ocurriendo, no eres consciente de lo que estas haciendo, no eres consciente de quien eres.

¿Que has hecho en el pasado? ¿Puedes recordarlo exactamente, porqué hiciste lo que hiciste? ¿Que te ocurrió? ¿Estabas alerta?

Te enamoras sin saber por qué, te pones de mal humor sin saber por qué, tomas decisiones sin saber por qué. Por supuesto encuentras excusas; racionalizas todo lo que haces… pero la racionalización no es consciencia…

En vez de centrarte en trabajar tu claridad y consciencia, intentas cambiar. Pero es algo que no se puede, admítelo ¿lo has conseguido realmente? ¿Cuantas veces has decidido no volver a enfurecerte? ¿Que ocurrió con lo que te propusiste?

Cuando llega el momento vuelves a caer en la trampa; te pones furioso y cuando pasa el rato te arrepientes.

Aunque te arrepientas sigues sin estar ahí, es un circulo vicioso; te enfadas, te arrepientes, y quedas listit@ para volver a enfadarte.

Lo que comes se convierte en tu cuerpo

Si se trata solo de sobrevivir, come comida basura y sobrevivirás, no hay problema. Tu cuerpo es sabio se las arreglará.

Pero mira el calendario, estamos en 2019. Por lo menos donde yo vivo, la sociedad ya paso la etapa de comer por supervivencia. Aunque aun una gran parte del mundo no puede escoger y come lo que le llega, para ti es una cuestión de elección y cantidad. Que lujo eh.

Como no, el ser humano con su característica innata de poner etiquetas a todo, clasifica la manera de comer, por tipos y comportamientos hacia ella. Desde el mido milimétrica mente que como hasta el “la vida esta para disfrutar”.

La comida no es una filosofía, no es una tendencia, no es un comportamiento. Es simplemente el material del que esta hecho tu cuerpo.

Cuando naces ¿Por qué crees que creces?. Los alimentos que vas consumiendo a lo largo de tu vida van formando cada célula de tu cuerpo para este desarrollarse.

En otras palabras ¡Tu cuerpo es comida!, ¿eres consciente de ello?. Por lo que si tu eres comida, ¿no crees que el tipo de comida que le des influirá en su funcionamiento y rendimiento?

Los intereses creados han llevado a crear un panorama alimenticio digno de “The walking dead”, lleno de comida muerta-viviente, prefabricada, diseñada para proporcionar el mayor placer posible.

Es decir, ¿comes comida muerta y pretendes vivir plenamente? Vas a tener que ingeniártelas para resucitar a los muertos.

Puedo oírlo. Todo tipo de excusas en forma de problemas o situaciones vitales que se argumentan para justificar esa falta de implicación en la elección de que comer.

¿No crees que si nutres tu cuerpo de manera optima, podrás hacer frente con mayor energía a todos esos retos que la vida te lanza?

¿Que pasa si a un vehículo de gasolina le das diésel?

No te digo come de esta manera o de esta otra, o come esto o come aquello, te digo que experimentes y observes.

No cambiara tu vida, cambiara tu actitud ante la vida y quizás con el tiempo quien sabe, ese cambio de actitud de verdad te cambie la vida…

El amor duele y otros malentendidos

A nadie le duele el amor nunca. Y si te parece que el amor te ha hecho daño, la que se siente herida no es tu capacidad de amar, si no otra cosa. Nunca nos damos cuenta de esa cuestión por lo que la mayoría seguimos andando en círculos.

Probablemente eso a lo que denominas amor oculta en su interior muchas características carentes de amor. La mente humana es muy astuta cuando se trata de engañar a los demás y aún mas astuta cuando trata de engañarte a ti mismo. La mente pone etiquetas bonitas a cosas feas para intentar tapar esas heridas. Ahí que entender esto si se quiere tener una idea de lo que en realidad es el amor.

El amor tal como se utiliza el termino comúnmente, no es amor, es deseo. Porque se que es deseo y no amor, muy fácil; solemos tratar a la otra persona como un objeto. Si buscas deseo en el diccionario encontraras esto: “Interés o apetencia que una persona tiene por conseguir la posesión o la realización de algo”.

Cuando hablamos de conseguir la posesión, también existe la posibilidad de no conseguir. Por lo que ambas llevan consigo mismo su correspondiente emoción, euforia, alegría… si conseguimos. Decepción y tristeza si no conseguimos o perdemos.

Este mismo deseo de conseguir y mantener a la persona que queremos, nos a vuelto neuróticos. ¿Durante cuanto tiempo podrás fingir que es amor?, ahí quien lo logra toda una vida y puedes verle la cara, no parece muy contento. Suelo oír ” niño no te cases!!! niño soltero se esta muy agusto!!”.

La gracia es que el problema no es el amor, el problema es haberte aproximado desde el principio con deseo pensando que era amor. Para colmo esos atisbos de amor que hay, porque los hay, no queremos que se nos escurran por las manos, por lo que nos hemos inventado la brillante idea de que el amor debe ser permanente, o por lo menos esa sensación.

Esta idea es muy peligrosa. Te la inculcan desde pequeño, pero en la vida no hay nada permanente. Las flores florecen por la mañana y por la tarde desaparecen. La vida es un flujo continuo. Esta idea de permanencia destruirá subconsciente mente toda tu vida.

Esperas el amor eterno de una mujer a ti y viceversa. Date cuenta que entonces el amor se vuelve algo secundario, la permanencia de este se vuelve lo principal.

Pero amigo el amor es una flor tan delicada que no puedes forzarla a ser permanente. Si, puedes comprar flores de plástico; eso es lo que todos tenemos; matrimonios, familiares, parientes, niños… El plástico tiene una cualidad intrínseca, que es permanente, por eso gusta tanto.

El amor verdadero es tan incierto como la vida. No puedes afirmar que mañana sigas aquí. Ni siquiera si sobrevivirás al siguiente momento . Tu vida esta cambiando continuamente, el amor verdadero también lo hará.

¿Qué quiere un hombre de una mujer?

¿Tema delicado para que un hombre hable de ello, no?  Aunque si le cambias el paradigma, que mejor que un hombre hable acerca de ello. Como es obvio, todos y cada uno somos diferentes, pero vuestro esfuerzo por que nos quede claro el “todos sois iguales” me hace pensar en que lleváis razón. Pero no en el contexto de una relación fugaz, un momento determinado, una situación diferente a la habitual. O en el papel que juega la sociedad en el establecimiento de ciertos cánones de belleza y nuestros gustos.

Más bien en un contexto general, creo que es cierto, que a este nivel tenemos unos gustos similares. Porque, nos guste o no, los mecanismos de atracción de nuestra especie han sido moldeados por millones de años de evolución. Solo tienes que buscar por la web un poco.

 

 

“Queremos una mujer que nos quiera y que se quiera” Mario luna

 

Si eres esa clase de chica y estás leyendo esto, sabrás perfectamente de lo que hablo. ¿Qué efecto creas en los hombres? ¿Qué efecto creas en los hombres cuando te esfuerzas por ser mejor persona? Y no, no me refiero a arreglarse un día y recibir más piropos, o un comentario en una foto, en la que actualmente tanto chicas como chicos, podemos fácilmente distorsionar la realidad.

No, me refiero a tus acciones, a lo que haces cada día.

Si has tenido suerte y eres una crack desde que naciste, quizás para ti sea normal y esta genial. Pero si hablamos de una chica, que ha tenido que hacerse a ella misma desde abajo. Que ha vivido esa lenta evolución, lo habrá notado perfectamente.

 

Para nosotros, la belleza gusta, pero la independencia… puff

 

Stop, no digo que no sea importante la belleza, es importante, bastante importante, pero adivina… esa independencia y seguridad normalmente desemboca en belleza, o sea que va a ser easy work mantenerla my friend.

Y si a esa independencia añadimos la humildad, que hace que nosotros entendamos el mensaje de que esa chica tiene su vida completa en todos los aspectos, que su vida sigue contigo o sin ti, pero aun así te escoge a ti para compartirla contigo, y además te lo demuestra… Pues que quieres que te diga eso es amor puro, y si no pues dale dislike.

Con independencia me refiero a vivir conforme a tus ideales y perseguir lo que para ti sea tu sueño, sin importar nada. Que consideres una relación un suplemento positivo, porque lo son, no un complemento. Por suerte venimos enteros de fábrica.

 

 Y ya lo oigo en la cabeza de alguna, “claro mucho pedir, pero poco hacer” y como no, estas mujeres… Llevan razón otra vez jaja. Esta más que claro que vosotras tenéis que exigir lo mismo de ese hombre.

Como diría Conor Mcgregor “fuck al que dijo “los polos opuestos se atraen””. No hay cosa más bonita en la vida, aparte de uno mismo, que ver a alguien que realiza sus sueños y eso es un hecho.

¿Imagina si al coctel le metes “amorsito” del bueno?

La soledad – Osho

No hay otra manera de estar que solo. Uno puede olvidarlo, uno puede olvidarse de sí mismo en muchísimas cosas, pero una y otra vez la verdad se reafirma. Por eso después de cada experiencia profunda te sentirás solo. Esto parecerá muy paradójico, porque ordinariamente la gente cree que el amor les hará sentirse en compañía. Eso es una completa insensatez. Si el amor es profundo te hará consciente de la soledad, no de la compañía. Cuando algo cala hondo, ¿qué ocurre?: dejas la periferia de tu ser y entras en tu centro, y el centro es todo soledad. Allí estás sólo tú; o ni siquiera tú, tan sólo una consciencia sin ego, sin identidad, sin definición, un abismo de consciencia.

Después de escuchar bella música, o después de penetrar en el significado de una gran poesía, o ver la belleza de un atardecer, en el despertar siempre te sentirás triste. Viendo esto, millones de personas han decidido no ver la belleza, no amar… evitar todo lo que sea profundo. Pero aunque evites la verdad, la verdad te golpea algunas veces. Sin que te des cuenta, te posee. La soledad es tremendamente bella porque es profundamente libre. Es absoluta libertad; ¿cómo puede crear tristeza?

IMG_20161025_140208

Sentirse solo es la soledad mal interpretada. Significa que echas de menos al otro. ¿Y quién es el otro?: alguna excusa que te ayuda a olvidar tu consciencia, algún toxico: puede ser una mujer, un hombre, un libro, cualquier cosa; cualquier cosa que te ayude a olvidarte de ti mismo, que se lleva el recordarte a ti mismo, eso te quita el peso de la consciencia. La soledad es inmensamente bella. La soledad es un momento en el que ya no se necesita al otro, tú eres suficiente para ti mismo; tan suficiente que puedes compartir tu soledad con toda la existencia. Tu soledad es tan inagotable que aunque inundes toda la existencia, aún te quedará más. Cuando estás solo, eres rico, cuando te sientes solo eres pobre.

Osho

¿Tienes miedo?

El miedo solo existe en el mecanismo de la mente. Estamos tan identificados con ese mecanismo que hemos olvidado por completo el significado de mecanismo, valga la redundancia.

Es solo la mente, y la mente a mi parecer no es otra cosa que lo que hemos aprendido de los demás, de la sociedad… es decir, el condicionamiento.

Obsérvalo bien, fíjate que el miedo no viene de uno mismo. Alguien te hizo temer a lo desconocido, al amor, a los retos… Y posiblemente esas voces que oías provenían de tu familia, de tus amigos, de tus profesores. Quizás en ese momento no les faltaban razón, pero ya somos mayorcitos, ese software está un poco des actualizado. Eras pequeñ@, a veces se necesitaba de esos consejos si querías sobrevivir.

Siempre que te encuentras con algo nuevo, tu mente te dice: ¡un momento! ¿esto qué es? Esto es muy extraño, es algo que nunca antes habías hecho. ¡no hagas nada que no hallas hecho antes! Es jodido, ¿Quién sabe lo que podrá suceder?

Pienso que la mente quiere evitar errores, mientras que la vida va a través de ellos, simple y llanamente. Voluntaria o involuntariamente, seguimos cometiendo errores, escojamos ese camino o el otro. La vida quiere aprender, y la mejor fórmula para ello es cometerlos.

Observándome un poco veo que todos mis miedos son producto de la identificación.

Cuando quieres a alguien, por ejemplo, a la vez sientes miedo: esa persona puede dejarte. Seguramente ya haya dejado a alguien antes de estar contigo; ya hay un historial puede que te pase lo mismo.

Sientes un apego tan grande, que no puedes entender el hecho de que al mundo has venido solo. Antes vivías sin esa persona, estabas perfectamente. Sabes lo que es estar solo, podrás volver a estar solo.

Miedo a que mañana puedan cambiar las cosas, a que pueda morir, a que pueda arruinarme, cientos de cosas. Pero a poco que observes, ayer también tenías los mismos miedos. Y si pueden que las cosas hayan cambiado, pero sigues vivo moren@.

Llevándolo al extremo, qué más da incluso que se acabe el mundo, ¡nos vamos acabar con él!, se arreglaría el problema de la crisis, por ejemplo, jeje.

Bromas aparte. Todos llevamos una especie de coraza. Leí un artículo que decía que parte del miedo que tenemos viene del condicionamiento no olvidado de los nueve meses en el vientre materno, donde estamos completa y absolutamente fuera de toda preocupación.

Para nosotros son nueve meses, para el feto una eternidad, no conoce el tiempo para poder contabilizarlo.

Es normal que tengamos miedo, venimos de vivir en seguridad absoluta.

Cuando alguien sabio sabio dijo: “la inseguridad es el material con el que está hecha la vida”

Simplemente el osito que pueda llevar un niño a todas partes, lo refleja. ¿Crees que es solo un juguete? Para ti lo será, para el niño es un amigo, alguien que está ahí cuando este oscuro, cuando no hay nadie.

Y alguien mayor puede pensar que no tiene peluche, aunque… ¿Qué es tu dios? ¿tu político? ¿tu famoso?… 😉

Uno intenta dominar el miedo, eliminarlo, pero viendo los antecedentes lo veo tarea difícil.

Lo único que podemos hacer es comprenderlo. Si intentas dominarlo, se ocultará más hondo. Si intentas eliminarlo, imposible, fíjate en la energía física que te proporciona tanto en la ira como en el terror. ¿Cómo eliminar eso por completo?

No veo otra forma más que investigarlo, sin juzgarlo. Comprensión es la palabra clave. Si piensas desde el principio que es malo.

¿Cómo vas a comprender a alguien con quien no te llevas bien?

¿Meditar? ¿Qué me dices?

La información está a la orden del día, todos estamos conectados, bueno todo occidente por lo menos. Párate a pensar en la cantidad de información que recibes por ejemplo al revisar tus notificaciones al despertar. ¿Qué cantidad de noticias, alertas, anuncios… puedes llegar a ver en ese rato? Si te pasa como a mí, bastantes. Y pienso, pero si no le presto atención, no la leo. Eso es lo que tú crees, si indagas un poco en Internet descubrirás que nuestro cerebro posee una parte consciente y otra inconsciente, esta última procesa no sé cuántos millones de veces más información que la consciente. Esto quiere decir para quién no lo halla captado, que la mayoría de información que procesamos a lo largo del día la asimilamos sin darnos cuenta.

No estamos acostumbrados a este ritmo

Vi en un programa sobre el espacio que, si comparamos la edad de la tierra con las 24 horas de un día, es decir, si la historia de la tierra la resumiéramos en 24 horas, el tiempo que llevamos “avanzados”, viviendo en grandes masas poblacionales, con una gran industria y ya no te hablo de Internet. No llegaría a unos segundos.

Entonces ¿Qué hacia el hombre sin tanta distracción? Imagino que aparte de hacer lo que le tocara hacer, habría momentos en lo que no hacía nada. Podemos basarnos en no hace mucho, cuando ni siquiera había televisión o radio. Pero me voy aún más atrás. Cuando vivíamos en cavernas o tribus. ¿Qué hacían ellos? Pues cazar, protegerse del frío, otras tribus o algún tigre, procrear y poco más. Esto quiere decir, que la mayoría del tiempo no hacían nada con el propósito de reservar la energía que le dio su última caza, y usarla para la próxima. A sí que tengo una buena noticia para quién cree que es flojo, todos somos flojos, todos tenemos ese mismo sentimiento porque es condicionado de nuestros antepasados, como fueron flojos, ahorraron más energía, para afrontar los posibles problemas, los resolvieron y obtuvieron descendientes como tú y yo. Pero para nada eso es una excusa, ya no vivimos en la cueva, tenemos que reprogramarnos poco a poco.

Y ¿todo esto que tiene que ver con la meditación?

Cuando oímos meditación, pensamos en un tipo oriental, sentado en el suelo con las piernas cruzadas, con las manos en una posición guapa y diciendo algo así como “ommmmm, ommmmm”. A la vez que pensamos también ¿Qué se habrá tomado o fumado? Y bueno no te digo que nada, pero nada nada más fuera de la realidad.

En resumen, meditar es no pensar, es dejar de lado el bullicio social y estar en el momento. Aprender a desconectar la mente como si de un aparato eléctrico se tratara. Piénsalo, tu cerebro no deja de funcionar desde que naces hasta que te enamoras… noo coñas aparte, enserio, piénsalo, está en constante funcionamiento. Si no es usado expresamente para una tarea, él está ocupado recordando el pasado o imaginando un posible futuro, y con tanta fuerza que esos pensamientos pueden afectarnos emocional y físicamente.

¿Y cómo dejo de pensar? Obviamente necesita aprendizaje y constancia para dominarle. Pero puedo resumírtelo en algo así como “estar presente”.

Siéntate, túmbate o ponte como quieras, solo ponte como mas cómodo estés.

Puedes cerrar o abrir los ojos, igual, al gusto del consumidor.

Empieza a respirar hondo, pausado y relajado. Comienza a centrar tu atención, en el aire que entra y que sale.

Pon tu atención en el cuerpo, en cada parte de él. Siente tu peso, tus pies en el suelo.

Pon atención en el espacio que te rodea. Pase lo que pase, aunque haya sonidos molestos. No juzgues solo observa.

Pruébalo, y piensa que has sentido. Ese proceso lo puedes repetir las veces que quieras el tiempo que quieras.

Te darás cuenta de que tu mente te lanzara pensamientos de todo tipo, no le gusta la inactividad. Y tu simplemente, lo observaras y volverás a centrar tu atención en la respiración.

Imagínate con el tiempo, cuando lo domines. Como te puedes sentir después de haber desconectado tu cerebro por un momento. Ninguna preocupación, problema o situación por un momento.

Yo te digo que es mejor que un café. Si te animas a probarla, uso una app que encontré y es bastante buena. Está en inglés, pero es fácil de entender. Para empezar lo mejor es ir guiado.

https://www.headspace.com/headspace-meditation-app

Descárgatela hombre Y conectas con tu primo primitivo, al cual, le gustaba mucho no hacer nada, como a ti. ¿Por algo seria verdad? 😉

¿Relaciones? ¿Amor?

Las relaciones, que tema tan complicado de debatir y más en esta época ¿verdad? El ritmo de vida ha cambiado completamente. No soy muy mayor, pero puedo decir que no hace tanto de la época en la que conocer gente nueva, viajar, comunicarnos, tener más oportunidades en todos los ámbitos de la vida no estaba tan al alcance de todos como a fecha de hoy. Estamos ante un gran cambio y no hay que ser un lince para saber que las reglas del juego han cambiado.

Pienso que mantener una relación, hacer que prospere, es más complicado porque quizás antes había un patrón (no Pablo Escobar, jaja que buena tío), unos pasos a seguir, los cuales cuanto antes los llevaras a cabo mejor.

No me malinterpretes, no estoy en contra de las relaciones, al revés te enseñan mucho acerca de la vida. Estoy tan a favor de quién quiere tenerla como de quién no. De hecho, admiro a quien pueda llevar una relación sana actualmente con tantos estímulos alrededor, eso significa que como en una película de Hollywood dirían “estamos hechos el uno para el otro”.

Por eso me parece un tema tan interesante a reflexionar, asique juntando mi experiencia con la de la gente que tengo alrededor, vamos a ver que sale ¿no?

Aunque más que reflexión u opinión personal, ya que es un tema bastante personal, valga la redundancia. Quiero resumir las conclusiones que he sacado en unas preguntas las cuales si vuelvo a encontrarme ante esa oportunidad intentaré hacerme.

¿Entras en esa relación como consecuencia de llevar tu vida en la dirección que quieres, ser una persona completa (o intentarlo) o de intentar completar esa falta de dirección?

 

¿Esa relación te va a motivar a seguir mejorando cada día o te va acomodar?

 

¿Entras en esa relación como una forma de desahogo sexual o como algo con potencial para hacerte feliz?

 

¿Tienes claro que las relaciones son como la vida? Nacen, acaban, se reproducen, mueren… y lo único que depende de ti es cuidarla. Es como una mascota la cual cuidas con todo tu amor, pero por desgracia contrae una enfermedad y muere. Tu parte la hiciste bien, lo demás no lo controlas.

 

¿Lo que es importante para ti lo es para la otra persona?

 

¿Alimentas situaciones las cuales os van hacer más infelices a ambos a la larga?

 

Si hoy mismo acabara esa relación ¿Serias mejor persona? Ella o él ¿es mejor persona?

¿De dónde suele venir el resentimiento final?

Esta es la que más me gusta, porque cuando algo acaba uno lo puede observar con mayor perspectiva.

Suele venir del dolor de haber dado y sacrificado tanto y que la otra persona no lo tenga en cuenta. Y el caso amig@ es que por muchos o pocos años de relación, más menos cariño, o todo lo que puedas pensar. Al fin y al cabo, no sabes lo que realmente hay en la cabeza de la otra persona y el día que quiera puede irse, o cambiar de opinión sin que puedas hacer absolutamente nada.
¿injusto? Por supuesto. Pero la vida es como es no como quisiéramos. Asique si no dejas tan de lado todos los aspectos de tu vida. Quizás esa persona se valla, y si, te dolerá, siempre duele. Pero tú que has sido inteligente, y has diseñado tu vida para que no gire en torno a esa persona, sino para que gire en torno a ti (no hablamos de egoísmo eh), te darás cuenta de que aunque se valla, tú sigues estando hay, tu vida sigue estando ahí.

Y vuelvo al dolor, va a estar ahí. No es agradable. Pero valora que tipo de dolor prefieres. El dolor de “te echo de menos, pero soy mejor persona” o el dolor de “te echo de menos y te culpo de haber desperdiciado parte de mi vida estos años para entregarme a ti”. Tú decides.